Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren

El Tren Crucero es uno de los principales atractivos turísticos de Ecuador. En él se viaja desde Quito hasta Guayaquil, en cuatro días.

02 de Marzo de 2015

El Tren Crucero es una novedad turística. Ecuador cuenta con una infraestructura turística muy desarrollada, en la cual se habilitó una vía férrea para viajar desde Quito hasta Durán, una población que está ubicada a pocos minutos de Guayaquil.

Este trayecto permite viajar muy cerca a los volcanes ubicados en los andes ecuatorianos, y conocer poblaciones de este país, variando de clima, vegetación y gastronomía.

El Tren Crucero es un plan muy tranquilo en el que se puede disfrutar de los hermosos paisajes andinos con los que cuenta Ecuador. El tren está equipado con todas las comodidades: bar, servicio de snacks, salón de juegos e incluso una terraza.

Día uno: Entrando a los Andes

El viaje empieza en Quito. Si bien no se aborda el Tren Crucero todavía, el recorrido inicia en un tren convencional que lleva a los turistas desde la capital hasta la estación del Boliche. Allí se hace un traslado en micro buses hasta el parque Nacional Cotopaxi en donde es posible caminar en las faldas de este imponente volcán.

Desde allí también se realiza el traslado en micro bus hasta la Hacienda Colonial San Agustín en donde se sirve el almuerzo. Probar el delicioso locro de papa es algo que no se puede dejar pasar en esta hacienda llena de historia. Algunas de sus paredes están formadas por piedras Incas, por lo que se han dejado tal cual se han encontrado para evitar algún daño posible a este testimonio de la historia andina.

La noche hospedará a los viajeros en la colonial hacienda La Ciénaga, un lugar que en su momento recibió al científico Alexander Von Humboldt y a los miembros de la Misión Geodésica Francesa. Sin embargo, el huésped más ilustre que alojó la Ciénaga fue al libertador Simón Bolívar.

Día dos: Viviendo en la historia

En micro bus empieza el traslado a la estación de Latacunga. Allí se aborda por primera vez – y hasta el final del recorrido –, el maravilloso Tren Crucero. Se inicia en este lugar un pintoresco recorrido hacia el sur de los Andes.

El tren hace su primera parada en una de las plantaciones de rosas más importantes de Ecuador. Allí, un guía especializado explica a los turistas las razones por la cuales las rosas ecuatorianas son las predilectas en varios países del mundo, principalmente Europa.

El almuerzo se toma en la ciudad de Ambato en el hotel Roka Plaza, un lugar patrimonial de Ecuador. Allí será posible recorrer la ciudad y visitar varias tiendas de artesanías.

El tren se vuelve a abordar en la tarde para llegar a estación de Urbina a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar. En este lugar, además de estar muy cerca del Chimborazo, se pueden compartir unos minutos con Baltazar Uscha, el último hielero de la zona, quien explicará cómo extraía hielo manualmente para venderlo a los pobladores del lugar.

El tren sigue su camino hasta Riobamaba, en donde se encuentra una de las estaciones con más historia de Ecuador teniendo en cuenta que en la época colonial fue la capital del país. En la noche, el alojamiento se toma en la Hacienda la Andaluza, un lugar con decoración religiosa. La gastronomía brilla por platos locales de diversas regiones de Ecuador.

Día Tres: La nariz del diablo

Partiendo de Riobamba, el tren crucero inicia su viaje con destino Colta, un lugar en donde está ubicada la iglesia de la Balbanera. El templo es uno de los primeros testimonios de la llegada del cristianismo a América, ya que sus muros tienen cerca de 500 años de antigüedad.

Al abordar de nuevo el tren, se empieza un recorrido hasta Guamote, una población detenida en el tiempo en donde está un mercado indígena de trueque, el cual sigue siendo un medio de intercambio de mercancías aceptado tal como se hacía hace unos cuatro mil años.

En la tarde se inicia un vertiginoso descenso en la emblemática “Nariz del Diablo”. El tren realiza una maniabora “zig-zag”, para descender cerca de 600 metros en pocos minutos.

De un clima de páramo, en solo un día es posible llegar a una temperatura templada y agradable. Desde el tren se puede ver el cambio de vegetación mientras se llega a la estación de Huigra, un pueblo pintoresco entre los andes y la costa ecuatoriana.

Día cuatro: El fin de la aventura

Desde Huigra el tren inicia su recorrido a la Hacienda San Rafael, en donde será posible ver una plantación de cacao y recibir la explicación de cómo se cosecha y se produce la materia prima de uno de los alimentos más ricos del mundo: el chocolate.

El tren inicia su camino a Durán donde terminará este hermoso recorrido por los andes ecuatorianos. Allí, los turistas tienen la opción de viajar hasta Guayaquil y conocer la costa ecuatoriana.

Redacción y fotos: Julián López Cortés
Invitación del Ministerio de Turismo de Ecuador

Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
El Cotopaxi
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Baltazar Uscha
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
El Tren Crucero en Amabato
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Hacienda La Andaluza
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Hacienda La Andaluza
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Hacienda La Ciénaga
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Hacienda La Cie´naga
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
La Nariz del Diablo
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Locomotora a vapor del Tren Crucero
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Fruta de Cacao
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Cultivo de Rosas
Un recorrido por los andes ecuatorianos en tren
Vagon de juegos de El Tren Crucero

02 de Marzo de 2015

Temática: América Latina Aventura

Al hacer clic en registrarte estás aceptando los
términos y condiciones y la política de privacidad del portal.

o usa tu cuenta de facebook

Iniciar sesión